Quesos con Denominación de Origen Protegido

Leyendo un artículo aparecido en Infoleche.com (“UE-América Latina: las denominaciones de origen complican los acuerdos comerciales” Fuente: DW, Alemania. 31-01-18), me ha hecho recordar lo que siempre comparto con los asistentes a mis cursos:

En lugar de batallar contra la DOP, debemos buscar que la calidad de nuestros quesos sea tan buena que puedan llevar su propio nombre, el cual se puede incluso proteger, y no estar imitando quesos foráneos, querer además usar su nombre registrado y protegido. Dejemos de producir quesos “tipo…”. Debemos enfocarnos en mejorar la calidad higiénica de nuestros procesos, estandarizar procedimientos, aprovechar las condiciones propias de la explotación y de sus alrededores para hacer resaltar esas características que hacen diferentes a nuestros quesos.

Como indica el artículo:

“Creemos que es importante porque es un elemento filosófico. No es sólo business, sino que una sociedad es la dueña de esa marca”, apunta.  ¿No es esto “eurocentrismo”? “No”, responde Danti, “afirmamos que las denominaciones geográficas son un valor añadido para las economías regionales. Pero no sólo las europeas, las de los socios también”

Conclusión: en lugar de ser imitadores, seamos creadores

Leave a Comment